Noticias

(En la construcción) tendríamos que salir de la lógica del conflicto e ir hacia una lógica de productividad

23/11/2016

Alejandro Ruibal habla sobre los proyectos actuales de Saceem, los planes de exportar experiencia en energía eólica, la competencia y los conflictos generados en el sector de la construcción
Por María Inés Fiordelmondo

Alejandro Ruibal conserva pegado en su oficina el recorte de diario que anunciaba la búsqueda de ingenieros para la empresa constructora Saceem, en la que lleva trabajando 23 años. Un padre ingeniero fue suficiente motivo para que las charlas sobre la profesión en su casa fueran el pan de cada día. Esto sumado a su afinidad con el razonamiento matemático y los números, lo llevaron a optar por la carrera de ingeniero civil. Antes de llegar a Saceem, trabajó como ayudante de ingeniero en Ose y luego junto a un profesor durante unos meses.

Pocos meses después de haberse recibido, ingresó a la empresa constructora como ingeniero júnior. Ruibal siempre tuvo en mente la idea de crecer dentro de la organización. Hoy es vicepresidente Comercial y de Operaciones de Saceem, y considera que haber trabajado en obras y en la parte comercial, así como haber empezado "desde abajo" le brindó un gran conocimiento de todas las áreas y empatía con los empleados.

¿En que está trabajando Saceem actualmente?
Estamos con algunos proyectos grandes como la Central de Ciclo Combinado con UTE; trabajando en toda la ampliación del Punta Carretas, construyendo un hotel frente al shopping; parques eólicos en Cerro Largo; una línea de alta tensión en el norte del país que une Rivera con Artigas.
También con la ampliación del muelle C, que es una obra muy interesante para aumentar la capacidad del puerto; con nuestra empresa vial Grinor pavimentando calles en Costa de Oro; construyendo la ruta 12 y próximos para arrancar la primera Participación Público Privada (PPP) vial de ruta 21 y 24.
Con nuestra área de Desarrollo de Negocios Inmobiliarios, estamos haciendo el Hampton by Hilton y el edificio Lago Mayor.

¿Cuál es la importancia que le da a la PPP como instrumento?
Sirve para determinados proyectos pero para otros no. Lo que le veo de importante es que quien va a construir la obra se tiene que hacer cargo de su mantenimiento durante muchos años. En nuestro caso, más de 20 años.
Ahí el Estado se asegura que esa ruta va a estar bien durante todos esos años, porque si la carretera tiene pozos, lo descuentan de la cuota anual. Entonces, como constructor, estoy obligado a mantenerla. El privado tiene que asumir el riesgo de mantener las obras. Para determinados tipos de infraestructuras donde el privado puede valorar bien el riesgo, es un muy buen instrumento.
No sirve para proyectos menores de US$50 millones por todo el gasto que implica su gestión. Tampoco para aquellos en los que sea difícil evaluar el riesgo.

¿Contra quién compite Saceem?
Contra otros países. No competimos contra el Sunca; debería ser mi socio y aliado, deberíamos tener claro un objetivo de cómo mejorar la productividad para que se invierta aún más, tener mejores puestos de trabajo y mejores salarios. Es al revés (de como sucede). Con eso quiero decir que el enemigo está afuera. Son otros países que quieren atraer inversiones como nosotros queremos atraer acá, o son países que venden otros productos que compiten con los nuestros pero son más eficientes en la ecuación de producir. Tenemos que ser eficientes, esa es la clave. Siendo eficientes, vamos a tener más trabajo y mejora real del salario. Un reciente informe del Centro de Estudios Económicos de la Ind